LAS FERIAS, A PESAR DE LA TRANSFORMACIÓN QUE ESTÁN VIVIENDO LOS CANALES DE VENTAS TRADICIONALES, TIENEN UNAS VENTAJAS QUE GARANTIZAN UN SATISFACTORIO PROCESO DE COMPRA, COMO LO ES UNA ATENCIÓN PROFESIONAL Y PERSONALIZADA  

Valencia, 19.7.2020.- En el encuentro que mantuvimos los medios de comunicación con los responsables de la Feria del Vehículo Selección Ocasión de Feria Valencia tras su celebración, pudimos constatar que a pesar de haberse realizado en un momento difícil, marcado por la incertidumbre, fue un éxito. Éxito por la afluencia de público y por el volumen de negocio generado.

Decir esto de un evento organizado por Feria Valencia no es ninguna novedad, especialmente en lo que al automóvil se refiere; los eventos dedicados al vehículo nuevo y de ocasión llevan celebrándose décadas y están plenamente afianzados en el calendario valenciano. Los vehículos que se venden en los mismos suponen un 4% de todos los que se venden anualmente en la Comunidad Valenciana, con un volumen de ventas que ronda los 70 millones de euros.

Pero decirlo cuando uno de estos eventos es de los primeros que se celebran a nivel nacional tras el confinamiento forzoso provocado por el reciente Estado de Alarma, adquiere un cariz especial. Significa tres cosas:

  • La capacidad de Feria Valencia de adaptarse con rapidez y agilidad a un entorno cambiante y complicado que ha exigido implantar exigentes controles de seguridad e higiene.
  • El apoyo fiel de un destacado número de concesionarios oficiales y especialistas del sector que han decidido seguir apostando por este evento a pesar de las complicadas condiciones en las que se celebraba.
  • La confianza de los cerca de ocho mil visitantes que han acudido al certamen con la intención de adquirir su vehículo en las mejores condiciones posibles, confiando en la profesionalidad de los equipos de ventas y en el trato personalizado que requiere la venta de un coche. 800 coches vendidos, con un volumen de negocio de más de 9 millones de euros y un ratio de ventas del 10% son un excelente resultado, no muy alejado del registrado en la misma edición del año pasado.

La digitalización está transformando la venta de los coches, y está difuminando las fronteras físicas que hasta no hace mucho tiempo delimitaba el área de influencia de un concesionario. Hoy, el potencial cliente tiene acceso a mucha información y dedica tiempo a preparar la adquisición de su vehículo, siendo fácil que muchos de los trámites asociados al proceso de venta se realicen on line. Ello no debe hacernos restarle importancia al factor humano que está presente durante el mismo.

Así, cuando este potencial cliente entra por la puerta del concesionario, o acude a la feria, con las ideas muy claras sobre lo que quiere, es fundamental el cierre de la operación de la mano de un profesional del ramo. Este toque personal no puede ser reemplazado ni minusvalorado, siendo un pilar esencial del proceso de venta. Por ello, si queremos realizar una satisfactoria compra de nuestro vehículo, la relación personal, humana y profesional del vendedor no puede faltar.

Esta misma digitalización puede hacernos pensar que los eventos sociales tienen menos importancia, o que pueden ser reemplazados por otros mecanismos, como las redes sociales; creemos que ello no es así, y que hay que seguir apostando por los puntos de encuentro, conocimiento y negocio que suponen las ferias y salones, aunque las últimas tendencias al respecto apunten en otra dirección o se dé por agotado este modelo de negocio.

Y ahí están las ferias como las que organiza Feria Valencia para hacerlo posible. El público asistente a las mismas, debe saber que se encuentra en un recinto seguro y respaldado por una organización capaz de adaptarse con rapidez y eficacia a los complicados momentos que vivimos. Las ferias, como agentes dinamizadores de la economía desempeñan un papel esencial en nuestra sociedad.

Fuente: Juan Inigo Ros

Fotografía; Feria Valencia

Print Friendly, PDF & Email