LOS PROPIETARIOS DEL CIRCUITO ALEGAN PROBLEMAS MEDIOAMBIENTALES PARA EXPLICAR LA DECISIÓN DEL CIERRE, QUE DEJARÁ SIN TRABAJO A LAS 33 FAMILIAS QUE TRABAJABAN EN SUS INSTALACIONES

Valencia, 23 de julio de 2021.- El Circuito de la Ribera, conocido por un gran número de aficionados hacia las dos y las cuatro ruedas que han disfrutado de su afición en sus magníficas instalaciones sitas en Algemesí (Valencia), ha publicado en una conocida red social un comunicado que anunciaba su cierre definitivo para el próximo lunes 26 de julio.

Este comunicado ha puesto fin a meses de incertidumbre durante los cuales circuló entre el mundo del motor valenciano el rumor de las dificultades que atravesaba el circuito y que amenazaban con poner fin a su actividad; dichos rumores, recogidos en la prensa local en abril de este año, fueron desmentidos por los propietarios del circuito.

El Circuito de la Ribera se había ganado una excelente reputación por la calidad de las pistas y de los servicios complementarios de las mismas, siendo el marco escogido por pilotos de gran nivel, tanto de coches como de motos, para realizar entrenamientos, por marcas para realizar actos para clientes o presentaciones, por asociaciones y clubes para organizar todo tipo de tandas y actos o para acoger a numerosas pruebas deportivas.

Sin embargo, diversos problemas de carácter administrativo mantuvieron cerradas las instalaciones, generando durante el año 2019 una gran corriente de simpatía entre la afición local que se movilizó para apoyar su reapertura.  Superados estos problemas la crisis sanitaria provocada por la epidemia del COVID-19 volvió a forzar su cierre en cumplimiento de la normativa reguladora del Estado de Alarma decretado.

Según el comunicado hecho público el miércoles 21 de julio la razón del cierre es la existencia de un vertedero ilegal ubicado en algunas de las instalaciones del circuito, hecho que habían ocultado los propietarios del terreno donde se instala el circuito. Este vertedero, de entre 10 y 12 metros de profundidad, puede contaminar a un acuífero cercano. El alto coste que supone la reparación de este vertedero, así como el hecho de no contar con la colaboración de los propietarios del terreno para ello, justifican la decisión del cierre. Los propietarios del circuito explican que el cierre afectará a las 33 familias que trabajaban en sus instalaciones.

Fuente: Redacción

Fotografía: Circuito de la Ribera

Print Friendly, PDF & Email