• NUEVOS CAMIONES PROPULSADOS POR GAS NATURAL LICUADO (GNL) PARA EL TRANSPORTE DE MATERIAL
  • POTENCIAL DE AHORRO DE HASTA UN 20% EN EMISIONES DE CO2 Y DE CERCA DE UN 85% EN NOX, FRENTE A LAS UNIDADES CON MOTOR DIÉSEL

Madrid, 20 de noviembre de 2020. – Pionera en cuanto a la protección del clima: la logística en la factoría de Audi en Neckarsulm es cada vez más sostenible, al utilizar alternativas respetuosas con el medio ambiente incluso para los transportes que aún no pueden hacerse por ferrocarril. Dos camiones propulsados por Gas Natural Licuado (GNL) sustituyen a las unidades anteriores con motores diésel convencionales en las operaciones de suministro de material a la fábrica, con un ahorro previsto de hasta un 20 por ciento en emisiones de CO2 y de alrededor del 85 por ciento menos en emisiones de óxidos de nitrógeno.

“Con el uso integral planificado de tecnologías alternativas como los camiones de GNL, impulsamos una solución respetuosa con el medio ambiente para nuestra logística de transporte, en línea con nuestro programa medioambiental transversal Mission:Zero. De esta forma sentamos una base más para alcanzar nuestros objetivos de CO2”, declara Achim Diehlmann, responsable de Protección Medioambiental de la factoría de Audi en Neckarsulm.

En el camino hacia una producción neutra en emisiones de CO2, Audi adopta un enfoque coherente en el que considera toda la cadena de valor. Por ejemplo, la logística juega un papel tan importante como la propia fase de producción de los coches. Desde el año 2010, el primer transporte de vehículos ya fabricados se lleva a cabo con “trenes verdes” a través de la cooperación con Deutsche Bahn, una fórmula que se ha ampliado de forma gradual para incluir también el transporte de materiales. En la actualidad se están implementando otros nuevos conceptos de trenes. Sin embargo, la infraestructura aún requiere el empleo de camiones convencionales. Hasta tres de estos grandes vehículos de GNC (Gas Natural Comprimido) y un camión eléctrico se utilizan para el transporte local en la factoría desde 2016.

Hasta ahora, el uso de tecnologías con sistemas de propulsión alternativos para el transporte de media y larga distancia apenas ha sido posible, debido a la falta de infraestructura y a las restricciones técnicas. El especialista en planificación de transportes Alexander Graefe, junto a una empresa transportista, ha encontrado una primera alternativa para sustituir a los camiones con motor diésel utilizados en Neckarsulm, solución que también se muestra adecuada para largas distancias: dos camiones propulsados por Gas Natural Licuado (GNL) ya se encargan del suministro de componentes para los Audi A6 y A7 en la planta; y a finales de año se añadirá una tercera unidad a la flota. “La utilización de camiones para el transporte siempre jugará un papel importante en la logística. La cuestión es cómo de ecológica podremos hacer que sea esta solución”, subraya Graefe.

Los camiones de GNL ya se utilizan con éxito en la planta de Bruselas desde 2018. El Gas Natural Licuado como combustible supone una alternativa con un gran potencial para el futuro. En los próximos años se dispondrá de una versión con una orientación claramente biológica, que emitirá un 90 por ciento menos de emisiones de CO2 en cada transporte en comparación con los motores diésel.

Audi agrupa todas las actividades y medidas para reducir la huella ecológica en la Producción y Logística en el programa medioambiental Mission:Zero. El enfoque se centra en los desafíos clave de Audi en materia de descarbonización, uso del agua, eficiencia de los recursos y biodiversidad. Uno de los objetivos es conseguir que los centros de producción sean neutrales en CO2 para 2025.

Fuente: Audi

Fotografía: Audi

Print Friendly, PDF & Email