EL CONCEPTO DE CONFORT SIEMPRE HA ESTADO EN EL CORAZÓN DE LOS MODELOS CITROËN, DURANTE MÁS DE 100 AÑOS

29.4.2020.- En este período de confinamiento donde todos redescubren su interior, Citroën regresa al programa Citroën Advanced Comfort®. Un programa diseñado para llevar el diseño de vehículos Citroën hacia un tipo único de confort, una verdadera firma de la marca.

Piedra angular del desarrollo de los modelos actuales, el programa Citroën Advanced Comfort® es un enfoque global, moderno y multisensorial para la comodidad, que considera el habitáculo del vehículo como el diseño del interior de una casa. Su objetivo es hacer que cada viaje a bordo de un Citroën sea tan cómodo como estar en la sala de estar. Se basa en 4 pilares principales:

  • confort de rodaje para sentir el efecto “cocoon”.
  • confort de vida con un interior práctico y funcional.
  • confort del usuario con tecnologías intuitivas para simplificar la vida.
  • confort mental haciendo vivir un ambiente cálido y luminoso y con todo en su sitio.

4 áreas principales de diferenciación para los modelos de la marca, respaldadas por innovaciones exclusivas como las Suspensión de Amortiguadores Suspensivos Hidráulicos® o los Asientos Advanced Confort. Tecnologías accesibles a la mayoría de personas.

4 pilares que se encuentran a través de ejemplos concretos de la historia de la Marca y que le invitamos a redescubrir en 4 capítulos. Hoy, capítulo 1, confort de rodaje.

CONFORT DE RODAJE: SENTIR EL EFECTO “COCOON”

UNA MARCA CONCENTRADA EN EL CONFORT DESDE SU ORIGEN

El confort de rodaje es un concepto esencial en los vehículos Citroën. Tan pronto como se sube a un Citroën, instantáneamente se percibe esta comodidad, proporcionada por suspensiones suaves, asientos acogedores, dando la impresión de estar a bordo de un habitáculo aislado de la carretera. Todos los vehículos de la gama son reconocidos como puntos de referencia para sus segmentos en términos de comodidad.

Citroën ha estado constantemente introduciendo innovaciones que permiten aislar el habitáculo interior de la carretera. Como la conducción cómoda es propicia para una conducción segura y serena, el confort de lxs pasajerxs es tan importante como el de la persona que conduce. Desde su inicio, Citroën ha establecido estándares para la industria con el fin de lograr el confort de conducción. La marca ha creado nuevas tecnologías e introducido nuevas funcionalidades para hacer que el interior de todos sus modelos sea lo más cómodo, relajante y refinado posible.

TIPO A (1919)

Cuando el automóvil estaba en sus primeros balbuceos, los autos carecían de comodidad. Sin embargo, con la llegada en 1919 del primer automóvil real producido en serie en Europa, el Citroën Tipo A, Citroën creó un automóvil que ofrecía más equipamientos y confort, como pionero, asientos acolchados y faros eléctricos. El Tipo A tenía un sistema de suspensión revolucionario, a base de muelles elípticos invertidos que se configuraron para trabajar juntos, eliminando la necesidad de amortiguadores. Ya en ese momento, la conducción y el manejo del Citroën tenían un nivel de confort superior.

TIPO C

Con el lanzamiento de Citroën Type C en 1922, André Citroën buscó hacer el coche aún más confortable. Quería que las personas que fueran en él pudieran sentarse fácilmente en sus autos, acomodándose en acogedores asientos, en lugar de tener que escalar para subirse a un asiento duro. Incluso había pensado en las conductoras y sus preferencias, mucho antes de que otros fabricantes de automóviles finalmente se deshicieran de prejuicios sexistas que favorecían al género masculino. Las mujeres apreciaron el Tipo C por su facilidad y ligereza de manejo y porque era más fácil montarse y bajar teniendo en cuenta la moda de la época. Los anuncios de Citroën en esa época incluso tenían en cuenta a las mujeres como posibles compradoras.

La reputación de confort de los automóviles Citroën fue mucho más allá de las fronteras de Francia. A principios los años veinte, los vehículos Citroën se utilizaron como taxis no solo en París sino también en Londres. El tipo C, del cual se produjeron más de 80,000 unidades, democratizó el automóvil para muchxs. Incluso el papa Pío XI, en la década de 1930, había pedido un Citroën, gracias a la reputación de comodidad de la marca.

Toda la gama Citroën, que abarca desde modelos familiares pequeños hasta vehículos de alta gama, destacó por sus innovaciones. A lo largo de los años veinte, Citroën produjo automóviles con carrocería de acero, como el B10, equipado con una envoltura más rígida para aislar mejor el habitáculo de la carretera del entorno exterior. El B14 de 1926 estaba equipado con servofrenos, una innovación importante que facilitaba la desaceleración.

André Citroën estaba convencido de que un mayor confort era la clave del éxito. En 1928, el fabricante lanzó las series AC4 y AC6, cada una con accesorios más lujosos. El sedán C6 que se agregó en 1929, contaba con una variedad de ayudas para la persona que conducía y detalles de lujo para lxs pasajerxs, todo en un cuerpo sólido.

Citroën fue el primer fabricante en Europa en montar sus motores en bloques de goma para reducir las vibraciones dentro de la cabina, creando el “motor flotante”. Los modelos C4, C6 y Rosalie pronto adoptaron este sistema y André Citroën, con todo su genio del marketing, decidió adornar todos los modelos de motores flotantes con un acrónimo que representa un cisne, símbolo de serenidad.

En la era del lujo y el estilo, estos autos habían allanado el camino para una de las mayores innovaciones en confort seguridad y conducción. En 1934, Citroën lanzó un modelo que tenía tantas funcionalidades nuevas que causó sensación:  el Traction Avant.

TRACTION AVANT – LA PRIMERA CARROCERÍA MONOCASCO PRODUCIDA EN SERIE

CITROËN “TRACTION AVANT”

Con el Traction Avant, Citroën creó el primer automóvil familiar de tracción delantera producido en serie con una carrocería monocasco. Más rígido y seguro, la revolucionaria carrocería monocasco del automóvil, hecho de acero soldado, llevó el confort de la conducción y el rodaje a una nueva dimensión. Estableció nuevos estándares, con la incorporación de barras de torsión, en el diseño de la carrocería, lo que resultó en una calidad de rodaje significativamente mejorada al tiempo que aisló el motor de la cabina interior para reducir el ruido y las vibraciones.

El Traction Avant estaba equipado con suspensión delantera independiente, suspensión trasera con un eje rígido con barras de torsión y amortiguadores telescópicos hidráulicos y frenos hidráulicos. El interior cómodo y ergonómico estaba equipado con un nuevo tipo de asientos, mientras que su piso plano y la ausencia de un túnel de transmisión crearon más espacio más amplio, más relajante para las personas que estaban en las plazas delanteras

El modelo inauguró los nuevos neumáticos Michelin “Pilot”, con paredes laterales reforzadas para mejorar el confort de rodaje. Este fue, en 1937, el primer neumático de perfil bajo en el mundo, cuya altura era el 80% del ancho total de su banda de rodadura, y sin embargo su confort de rodaje y manejo de conducción fueron mejorados

Este modelo dio a las personas que lo conducían un placer de conducción sin precedentes para una berlina, con una dirección de una calidad inigualable, un motor ubicado más bajo en un cuerpo musculoso y conoidal y, para lxs pasajerxs, un confort de rodaje excepcional. Ningún vehículo en el mundo superó al Traction Avant en términos de conducción y comodidad.

El Traction Avant, muy adelantado a su tiempo, se produciría durante más de veinte años. Luego, a principios de la década de 1950, el Traction Avant 15H lanzó la primera versión de un nuevo tipo de suspensión, la suspensión hidroneumática. El Traction Avant fue reemplazado por el icónico DS 19.

LA SUSPENSION HIDRONEUMÁTICA

ESPECTACULAR CITROËN DS “TIBURÓN”

Lanzado en el Salón del Automóvil de París de 1955, el DS 19 ofreció un cuerpo aerodinámico revolucionario que redujo el consumo de combustible y los niveles de ruido al tiempo que mejoraba la estabilidad. Sin embargo, el verdadero avance tecnológico fue el sistema de suspensión hidroneumática del automóvil, jamás visto hasta entonces, ofreciendo un confort de rodaje digno de una alfombra voladora al absorber los defectos de las carreteras más degradadas.

La suspensión hidroneumática permitía crear un “colchón de aire” sobre el cual rodaba el vehículo. Diseñada por Paul Magès, la suspensión incluía una bomba accionada por el motor, que enviaba aceite mineral a alta presión a esferas llenas de nitrógeno y sistemas de barras autonivelantes a cada rueda. Privado de resortes, este sistema eliminó la dureza del metal contra el metal. El mismo sistema se aplicó a los frenos y a la dirección e incluso para cambiar las marchas. La suspensión hidroneumática también permitía a la persona que conducía subir y bajar la altura del habitáculo a voluntad para poder ir por senderos, en lodo, nieve y hielo. DS incluso podría “levantarse” en caso de pinchazo.

El DS no solo rodaba de una manera única, aislando a sus ocupantes de las sacudidas y la fatiga inducida por las suspensiones convencionales, sino que además su suspensión mantenía la firmeza del automóvil en todo momento: el paso era limitado en giros y su equilibrio aerodinámico se mantenía permanentemente.

Otros fabricantes siguieron los pasos de Citroën, por ejemplo, Rolls-Royce y Mercedes-Benz, quienes se inspiraron en Citroën para proporcionar suspensión neumática para sus automóviles más adelante, en el siglo XX.

El modelo insignia de Citroën de la serie DS 19-23 no fue el único que puso el acento en el confort: otros modelos Citroën, de alta gama o más gran público, se beneficiarían.

CITROËN SM (1971)

Construido entre 1970 y 1975, el SM fue un coupé de dos puertas con suspensión hidroneumática, que se centró en el confort y el estilo. Esta suspensión hidroneumática se adaptó para la clase GT, proporcionándole un rodaje más firme y menos balanceo del cuerpo, al tiempo que conservaba un confort excepcional.

El GS, votado como el Coche Europeo del Año en 1971, fue elogiado por la prensa por su confort de rodaje digno de una “limusina”: los periodistas de la época no dudaron en compararlo con los vehículos más cómodos existentes, cualquiera que fuera el segmento de mercado. Citroën también equipó con esta suspensión el CX, elegido como Coche del Año en 1975. Se declinó en una gama que incluía la versión “Pallas”, las variantes deportivas GTI y Turbo y un modelo “Prestige” con una larga distancia entre ejes y que fue utilizado por presidentes, VIP y celebridades de todo el mundo.

El sistema hidroneumático alcanzó su apogeo con el refuerzo de la electrónica en la década de 1990. La suspensión “Hydractive II” del XM proporcionó confort de rodaje con control electrónico, antes de ser perfeccionado en el Xantia Activa, elogiado por lxs conductorxs y la prensa del motor por haber eliminado completamente el balanceo de la carrocería. A mediados de la década de 2000, la suspensión Hydractive III +, disponible en C5 y C6, fortaleció aún más la reputación de Citroën al establecer nuevos estándares en términos de confort de conducción.

Hoy, nuevas innovaciones tecnológicas están haciendo posible mejorar el confort de rodaje de Citroën. Disponible en SUV C5 Aircross y C4 Cactus, la Suspensión de Amortiguadores Suspensivos Hidráulicos®mejora la calidad de amortiguación. Mientras que los sistemas de suspensión convencionales se componen de amortiguadores, resortes y topes mecánicos, la Suspensión de Amortiguadores Suspensivos Hidráulicos®   agrega dos topes hidráulicos, uno para expansión y otro para compresión. La presencia de estos topes permitió a los ingenieros ofrecer más libertad de movimiento a los vehículos, lo que da un efecto de alfombra voladora: el automóvil vuela sobre las deformaciones de la carretera. Además, durante grandes compresiones y retenes, los topes hidráulicos absorben y disipan energía, lo que ayuda a evitar el fenómeno de rebote.

PERFECCIÓN PALLAS

CITROËN CX

La calidad de rodaje de los vehículos Citroën, la mejora en la insonorización y la eliminación de vibraciones no son prerrogativa única de la suspensión hidroneumática. Las características del habitáculo interior también cuentan mucho para el confort de conducción.

El verdadero confort de conducción se ve acentuado por la presencia de equipos y accesorios interiores de alta gama, como lo demuestran las variantes “Grand Luxe” de los primeros Citroën, y también el nivel de acabado “Pallas”, que se inauguró en DS, al adoptar un nombre derivado de la leyenda de la diosa Atenea. Las ediciones Pallas de DS, GS o CX adoptaron nuevos materiales de alta gama, accesorios interiores con líneas esculpidas y asientos diseñados para la relajación. Combinando estilo y confort de conducción, el acabado Pallas revolucionó el confort.

ASIENTOS

ASIENTOS CITROËN ADVANCED CONFORT

Incluso los modelos más convencionales de la marca tienen asientos que ofrecen una ventaja sobre los competidores: los asientos son más mullidos y proporcionan un buen soporte para evitar el dolor de espalda después de largos viajes.

Los Citroën de los años veinte ya tenían asientos excepcionales para la época. Más tarde, una de las muchas innovaciones del Traction Avant de 1934 fue un nuevo tipo de armazón para el asiento. El 2CV inauguró, con sus asientos estilo hamaca, un nuevo tipo de asientos, cómodos y extraíbles. En DS, Citroën aumentó la comodidad de conducción al desarrollar cojines de asiento específicos, cuya espuma Dunlopillo estaba diseñada para estar en simbiosis con la suspensión.

Estos asientos Dunlopillo cuidadosamente ajustados también se adoptaron siluetas posteriores, incluidos el GS, el CX, el SM y el BX: asientos ultra-confortables, acolchados suavemente con soporte para muslos y piernas, así como un relleno lumbar. Citroën había tapizado estos modelos con su tejido especial “Jersey”, proporcionando mayor comodidad e introduciendo nuevos materiales para el público en general. Los asientos eran tan confortables como su apariencia sugería.

Al dejar espacio para las piernas de las personas de las plazas traseras, el CX Prestige fue el primer Citroën equipado con asientos tipo “lounge” en la parte trasera, inspirándose en el sector de los jets privados y acompañándolos de reposapiés elevados para un confort óptimo. Vehículo gran turismo el SM equipaba asientos deportivos de cuero, diseñados para envolver y sostener a los pasajeros en los viajes más largos. Más tarde, el C6, producido entre 2006 y 2012, estaba equipado con asientos traseros estilo Business Class con respaldos reclinables eléctricos. Las personas en las plazas traseras también podían deslizar el asiento del acompañante delantero hacia adelante para contar con su propio espacio para sentarse. C4 Cactus presentó el concepto de un asiento delantero tipo “sofá”, una reinterpretación de las banquetas delanteras de los modelos de antaño.

Citroën nunca ha dejado de diseñar asientos que combinan ser mullidos con dar soporte, con acabados específicos, nuevas funciones y detalles de seguridad reforzados: ajuste lumbar, masaje eléctrico, reposapiés ajustable eléctricamente, para ofrecer a los pasajeros Confort de conducción al mejor nivel. Hoy en día, los asientos Advanced Comfort, una innovación al servicio del confort inaugurada en 2018 por C4 Cactus, y disponible en el SUV C5 Aircross o el nuevo C3 se hace eco del pasado con un confort visual inmediato proporcionando un asiento acolchado con una capa de espuma que ofrece o un confort de recepción suave para lxs pasajerxs. También proporcionan una comodidad dinámica y una mayor comodidad postural gracias a una espuma de alta densidad que sostiene el cuerpo durante los viajes.

Fuente: Citroën

Fotografías:  Citroën y Archivo Clásicos al Volante

Print Friendly, PDF & Email