SEAT LEÓN 1.5 TGI STYLE

EL SEAT LEÓN 1.5 TGI CON LA CARROCERÍA ST, FAMILIAR, ES UNA OPCIÓN MUY RECOMENDABLE PARA LOS USUARIOS QUE QUIERAN UN VEHÍCULO CAPAZ, POTENTE Y CON UN AJUSTADO COSTE DE UTILIZACIÓN. Y TODO ELLO, CON LA CONTRASTADA CALIDAD DE RODADURA DEL LEÓN

Valencia, 4 de junio de 2019.- En la pasada edición del SEAT Festival Clásicos & Familia aprovechamos la oportunidad que la marca nos dio para probar sus últimas novedades a través de sus concesionarios JR Valle y Levante Motor. Aprovechamos para tener un primer contacto con el Ateca, que ya fue objeto de su correspondiente reportaje, y con el León TGI, perteneciente a la gama de Tecnología Híbrida TGI de SEAT.

Teníamos curiosidad por conducir un coche propulsado por un combustible alternativo: hemos conducido coches de gasolina, diésel, eléctricos e híbridos, pero ninguno que consumiera combustibles “alternativos”. Y la verdad, la experiencia fue interesante. Sergio Lora, Técnico de Ventas de Levante Motor me explicó con detalle las particularidades de conducir un modelo de la gama TGI, que son bastantes menos de las que parece. Exteriormente, no hay diferencia con otros SEAT León que consuman gasolina: solamente, al levantar la trampilla para repostar -sincronizada con el cierre centralizado-, encontramos dos tomas, una para el depósito de gasolina 95 (de 9 litros de capacidad) y otra, más pequeña, para los depósitos de gas (17 kg). Me advirtió que si no supiera que el coche va con GNC no notaría la diferencia con uno de gasolina, como así ocurrió. En el interior observamos una doble escala en el cuadro de instrumentos, que indica el nivel de cada tipo de combustible. Al tratarse de una instalación realizada por el propio fabricante es 100% fiable, gracias a la válvula de seguridad que garantiza que el sistema sea hermético en todo momento. Y, además, el coche a gas es mucho más silencioso.

La Tecnología Híbrida TGI

DISTRIBUCIÓN DE LOS DEPÓSITOS DE GASOLINA Y GNC EN EL SEAT LEÓN TGI

La Tecnología Híbrida TGI de SEAT combina dos combustibles: el Gas Natural Comprimido (GNC) y la Gasolina. El GNC es el mismo gas que usas en casa, pero comprimido a un 1% de su volumen. El motor del coche con gas elige como prioridad el GNC y cambia a gasolina cuando lo necesita.

La gama TGI de SEAT utiliza depósitos de GNC de gran resistencia a golpes, arañazos y corrosión. El Mii Ecofuel, el Ibiza TGI y el Arona TGI utilizan depósitos fabricados en acero bonificado de alta resistencia, mientras que el SEAT León 1.5 TGI Evo tiene el nuevo depósito de GNC también de acero bonificado –más pequeño y situado bajo los asientos traseros– y, como novedad, los dos depósitos grandes situados bajo el piso del maletero, están fabricados en un composite de fibra de carbono, consiguiendo así mejorar la durabilidad y robustez de los depósitos, a la vez que rebaja notablemente el peso del conjunto.

EL HUECO DONDE IBA LA RUEDA DE RECAMBIO HA SIDO OCUPADO POR LOS DEPÓSITOS DE GAS

El GNC está almacenado a alta presión (aproximadamente a 200 bar) y, tanto el depósito como los conductos, están construidos y preparados para soportarlo. Las tuberías del tramo de alta presión están fabricadas en acero bonificado y tienen un diámetro exterior de 6 mm, para soportar cualquier golpe. El circuito dispone de válvulas de seguridad que se abren en una situación de excesivo calor, dejando salir el gas a la atmósfera, que se disipa dado que es más ligero que el aire. Como comparación, esta evacuación nunca ocurre, por ejemplo, en los vehículos gasolina o Diesel. Además, el GNC tiene una serie de aditivos olfativos que permiten identificar fácilmente la presencia de gas en el ambiente.

El SEAT León TGI


EL LEÓN ST, UNA DE LAS VERSIONES MÁS INTERESANTES DE LA FAMILIA TGI DE SEAT

El SEAT León está fabricado sobre la plataforma MQB-A del grupo Volkswagen (Modular Quer Baukasten). Esta plataforma ha permitido una mayor flexibilidad de fabricación y una robusta implementación, además de conseguir como resultado una carrocería muy ligera, funcional, segura y con una extremada rigidez estructural. Los tres depósitos el León TGI suman una capacidad total de 17,3 Kg, con el que consigue una autonomía de unos 480 Km con caja de cambios manual, utilizando exclusivamente GNC como combustible.

El León ST tiene unas cotas exteriores de 4.549 mm de longitud, 1.816 mm de ancho y 1.454 mm de altura, con una distancia entre ejes es de 2.636 milímetros, y una capacidad de maletero de 482 litros, frente a los 275 de la carrocería de cinco puertas.

LA TECNOLOGÍA HÍBRIDA TGI DE SEAT SE BENEFICIA DE TODAS LAS VENTAJAS QUE OFRECE LA ETIQUETA “ECO” DE LA DGT

Como no podía ser de otra manera, el León TGI han obtenido la máxima calificación en los test de seguridad EuroNCAP. La seguridad está muy presente en el León ST TGI con, con 7 airbags (2 frontales + 2 laterales + 2 de cortina + airbag de rodilla para el conductor, con desconexión del airbag del pasajero), ESC + ASR + ABS + aviso de cinturones desabrochados, sistema de frenado postcolisión e indicador de presión de neumáticos.

SEAT
PLANTA DE PRODUCCIÓN DE SEAT EN MARTORELL

El León TGI se produce en la planta de SEAT de Martorell, Barcelona. Su fabricación se realiza en la cadena de montaje como cualquier otro vehículo, no se trata de ninguna adaptación posterior, ya que son varios los componentes que se necesitan añadir, tanto en el motor como en el sistema a lo largo de toda la carrocería: los tres depósitos de GNC, una boca de llenado situada junto a la de gasolina, sensores de presión de gas, un regulador de presión electrónico que controla eficazmente la distribución del gas en el motor TGI, etc.

En abril de este año el León TGI ha sido mejorado para entregar 130 CV de potencia, frente a los 110 CV de la oferta precedente. Ahora, además está también disponible en los niveles de acabado Xcellence y FR, en las versiones de carrocería cinco puertas y familiar ST, y se puede elegir con caja de cambios manual de 6 velocidades, o automática DSG de 7.

LA GAMA TGI DE SEAT

Durante 2018 el León fue el vehículo más vendido en España y, en el acumulado de lo que llevamos de año hasta febrero, es el segundo modelo más vendido. Durante 2018, en el segmento de los compactos, la demanda de vehículos bifuel de GNC y GLP, aumentó en un 240%.

El balance de ventas de modelos de GNC en el ejercicio 2018 fue muy positivo: se matricularon 3.388 vehículo, suma del Ibiza TGI, León TGI y el Mii Ecofuel. Las matriculaciones de modelos con etiqueta ECO aumentaron un 36,8 % en el mercado con respecto al 2017, mientras que las matriculaciones de modelos SEAT con etiqueta ECO, aumentaron un 70,4 % en 2018 respecto al año anterior. Las previsiones de ventas en 2019 de la gama ECO continúan siendo alcistas, con una previsión aún mayor.

Al Volante

EL SALPICADERO DEL LEÓN TGI ST ES SOBRIO, PERO FUNCIONAL Y CÓMODO PARA EL CONDUCTOR

Hace un tiempo tuve la oportunidad de realizar un viaje largo al volante de un León TDI 1.6 de 115 cv, de cinco puertas, experiencia totalmente satisfactoria, por lo que tenía curiosidad por saber cómo respondería la versión ST con mecánica TGI.

Al igual que aquella unidad, el conductor está bien cuidado y es fácil lograr una postura cómoda:  los asientos delanteros Comfort recogen bien el cuerpo y el mío es ajustable en altura; ambos tienen reposacabezas con función WOKS. Frente a mí están los parasoles delanteros con espejo y tarjetero en el mío. Desde mi puerta controlo el cierre centralizado, los espejos retrovisores y las cuatro ventanillas eléctricas. Al tratarse de un coche ya grande, se agradece disponer de sensor de aparcamiento trasero. Los faros antiniebla también disponen de la útil function cornering. No falta el aviso de luces encendidas.  Las plazas delanteras también disponen de las correspondientes luces de lectura.

EN LA INSTRUMENTACIÓN DOS DIALES REFLEJAN EL NIVEL DE GNC Y GASOLINA DISPONIBLES Y UN TESTIGO LUMINOSO EN EL VELOCÍMETRO INDICA EL COMBUSTIBLE QUE SE ESTÁ UTILIZANDO

Una vez que me pongo cómodo – y con el instructor de SEAT, Adrián, como nuestro copiloto- arranco el coche y empezamos a circular. El motor 1.5 TGI, de cuatro cilindros y 1.498 cc, arranca utilizando por defecto el GNC, y sólo cuando se llega a un nivel mínimo empieza a consumir gasolina; el cambio se realiza de modo automático sin intervención del conductor. Este, quedará advertido por la indicación “GNC” que aparecerá en el cuadro de mandos. Tan sólo arrancará con gasolina en dos supuestos: si la temperatura del líquido refrigerante es inferior a –10°C, momento en el que necesitará calentar previamente los inyectores de gas (proceso que dura pocos segundos), o si se acaba de repostar GNC, ya que el sistema necesita realizar un chequeo del nuevo gas introducido en los depósitos antes de su uso. Al tratarse de una instalación realizada desde fábrica no hay ningún tipo de olor o pista que delate el tipo de combustible que se utiliza.

Tras los primeros kilómetros, compruebo que la respuesta del motor es enérgica y que se deja conducir francamente bien por la ruta que realizamos por los alrededores del Circuit Ricardo Tormo.  El cambio manual de seis marchas es fácil de usar y su escalonamiento es correcto para la potencia y par motor disponibles, de modo que el León rueda con holgura en cualquier tipo de vía. En el salpicadero aparece un indicador de cambio de marchas eficiente, algo cada día más habitual.  Al tener los depósitos en la parte trasera, se beneficia de un mejor reparto de pesos entre ambos ejes.

A LA HORA DE REPOSTAR EL TGI NO CABE LA OPCIÓN DE EQUIVOCARSE: LA BOQUILLA PEQUEÑA ES PARA EL GNC Y LA GRANDE, PARA LA GASOLINA

El motor del León TGI, en comparación al que sólo funciona con gasolina, tiene nuevos segmentos de los pistones realizados en cromo-níquel, así como un refuerzo de los asientos de las válvulas y un mayor alzado de las mismas, para aumentar su resistencia al desgaste. El turbocompresor es más ligero, de modo que la turbina -de geometría variable- responde con una mayor inmediatez, y el motor desarrolla su potencia con mayor suavidad. El motor consta de un bloque motor de cuatro cilindros, cuatro válvulas por cilindro y un proceso de combustión de ciclo Miller que optimizan la eficiencia y el rendimiento mediante la sobrealimentación en la cámara del cilindro. El motor desarrolla 130 CV de potencia máxima a 5.000 rpm y un par máximo de 200 Nm entre 1.400 y 4.000 rpm.  Con el control de velocidad de crucero se puede conducir de una manera muy relajada disfrutando del confort que ofrece el León. Podemos darle la razón a Sergio: las sensaciones son exactamente iguales que sus hermanos de gasolina.

TRA SU ACTUALIZACIÓN, EL LEÓN TGI PASA A PRODUCIR 130 CV, MÁS QUE SUFICIENTES PARA QUE SE DESENVUELVA CON AGILIDAD EN TODAS CIRCUNSTANCIAS

En la breve toma de contacto que realizamos, no pudimos comprobar las prestaciones máximas ni los consumos del León ST TGI; SEAT declara al respecto que “las prestaciones del nuevo motor 1.5 TGI mejoran notablemente respecto a la anterior versión 1.4 TGI de 110 CV, con una nueva velocidad punta de 206 Km/h y una aceleración que mejora prácticamente un segundo en cualquiera de sus versiones y tipo de caja de cambios. Así, ofrece una aceleración de 0 a 100 Km/h desde 9,9 segundos.

Respecto al consumo que el nuevo León 1.5 TGI homologa, con la caja de cambios manual, y un consumo de 3,6 Kg/100 Km, el León necesita una inversión de 3,24 euros para recorrer 100 Km. Por su parte, las emisiones del nuevo motor 1.5 TGI también se han reducido y emite entre 95 y 98 g/Km de CO2”.

EL COMPORTAMIENTO DINÁMICO DEL ST ESTÁ A LA ALTURA DE LO QUE SE ESPERA DE ÉL

La pequeña capacidad del depósito de gasolina, de 9 litros, hace que esté pensado como depósito de emergencia aunque ofrece una razonable autonomía de 200 km, de modo que la suma de ambos depósitos puede rondar los 800 Km. La única previsión es la de tener localizadas las necesarias gasineras para poder repostar; en el área metropolitana de Valencia, por ejemplo, hay tres y en toda España hay 65, aunque se espera que este número llegue a 100 a lo largo del año. 21 de las 46 capitales de provincia disponen de una gasinera en su entorno, o a no más de 30 km. La decisión de aumentar la autonomía en modo GNC en detrimento de la gasolina, se debe según SEAT “a la demanda y el uso que llevan haciendo los clientes de SEAT que tienen un vehículo de GNC: de forma sistemática, los usuarios acaban decantándose por el uso del GNC ya que son conscientes de la vertiente sostenible del vehículo, del importante ahorro que se consigue, y tienen controlados los puntos de suministro más próximos en sus desplazamientos más habituales”.

Cuando llega el momento de repostar, el usuario comprobará -según cifras de SEAT- que se ahorra hasta un 50% de combustible en modo gas, en comparación con un motor de gasolina. La Inversión para recorrer 100 Km, con un precio medio de GNC de 0,90.-€/Kg) será de 3,24.-€, siendo la autonomía circulando con GNC de 480 Km

Equipamiento y vida a bordo

EL ASIENTO DEL CONDUCTOR OFRECE REGULACIÓN EN ALTURA PARA CONSEGUIR UNA ÓPTIMA POSICIÓN AL VOLANTE

La unida probada fue la que montaba la carrocería familiar, llamada ST; su aspecto exterior es muy agradable, estando pintada en color Blanco y tapizado en textil Style. Las manetas de las puertas y los retrovisores son del color de la carrocería, el marco de la parrilla es cromado y el tubo de escape queda oculto; para incrementar la capacidad de carga hay instaladas unas barras en el techo pintadas en negro. Las llantas de aleación de 41 cm (16’’) eran del modelo DESIGN. En caso de pinchazo se incluye un kit repara pinchazos.

Frente a la moda de los SUVs y crossovers, los familiares, o SW -Station Wagons- de toda la vida han quedado un tanto relegados y la verdad es que ofrecen razones muy convincentes para ser tenidos en cuenta. Su conducción es más natural al ser prácticamente la misma que la del turismo del que derivan, con un centro de gravedad más bajo y menor peso; se pierde la excelente visibilidad que proporcionan los suvs, pero tampoco es mala gracias a sus buenos espejos, de accionamiento eléctrico y calefactables, y gran superficie acristalada del León.

EL GRAN ÁNGULO DE APERTURA DE LAS PUERTAS PERMITE ACCEDER SIN PROBLEMAS A LAS PLAZAS TRASERAS

La versión que pudimos conducir era la Style, equivalente a la Referente Edition del resto de gama León, la de acceso a la gama ST: no era la más equipada y montaba elementos que hemos empezado a echar de menos, como la tradicional palanca del freno de mano. Sin embargo, los buenos acabados y la calidad de los materiales empleados hacen del León un coche en el que se viajará a gusto. Coherente con esta filosofía de austeridad el volante, de correcto tamaño y equipado con los habituales mandos multifunción y bluetooth no venía tapizado en piel. El interior es serio al ser de color negro con toques grises.

LAS PLAZA TRASERAS CON GENEROSAS Y SUS OCUPANTES GOZARÁN DE UN CORRECTO NIVEL DE CONFORT

Los pasajeros traseros viajarán bien, disponen de tres reposacabezas y salida de aire de la climatización y los anclajes ISOFIX con Top Tether antirrotación de sillitas infantiles. El Storage Pack, que incluye un cajón bajo el asiento del pasajero, reposabrazos central delantero y una red lateral de maletero, permite que los pequeños objetos que formen nuestro equipaje vayan en su sitio y sin molestar. La capacidad del maletero es impresionante, con un total de 587 litros, que pueden distribuirse según las necesidades que se tengan jugando con las diferentes opciones que ofrecen los asientos traseros gracias a su sistema Easy Foling. El maletero dispone de doble fondo, de una bandeja deslizable y de iluminación.

El León TGI busca a un conductor profesional que quiera realizar muchos kilómetros al año con las ventajas de un motor de gasolina, pero con un coste francamente reducido (un depósito de GNC vale 20 euros) y que quiere aportar su grano de arena para contribuir a la mejora del medioambiente porque un coche que funciona con gas natural reduce las emisiones de CO2 hasta un 25%. Apostar por un TGI supone, además, beneficiarse de la Etiqueta ECO. Busca un coche duro y el generoso nivel de equipamiento, sin llegar a ser para sibaritas, lo satisface plenamente.

EL MALETERO ES LA GRAN BAZA DEL SEAT LEÓN ST

Así, no le faltan el climatizador bizona con salida de aire para las plazas traseras, la pantalla táctil a color, la Radio Media System Colour –con pantalla táctil de 12,7 cm (5’’)-, Bluetooth, lectura de formatos MP3 y WMA, conectividad USB y tarjeta SD y 4 altavoces– , climatizador automático bizona, ordenador de a bordo, toma de 12V en consola central, toma de 12V también en el maletero, etc.

Así, como coche de empresa, para representantes, familias numerosas o usuarios que necesiten un gran volumen de carga a un coste muy comedido, sin renunciar una respetable cifra de potencia, y a la contrastada calidad de rodadura del León, puede ser el coche ideal.

Ficha técnica

EL MOTOR TGI NO SE DISTINGUE EXTERNAMENTE DE SU HERMANO DE GASOLINA SALVO POR LA INSCRIPCIÓN “TGI” EN LA CUBIERTA QUE LO TAPA

En este enlace, podrás descargarte la ficha técnica del León TGI.

Precio

25.940 euros En este enlace puedes configurar tu León y obtener una oferta personalizada.

Fuente: Juan Inigo Ros

Fotografías: Clásicos al Volante y SEAT

Infografía: SEAT

Print Friendly, PDF & Email