TOYOTA, PIONERA EN EL USO DE HIDRÓGENO LÍQUIDO COMO COMBUSTIBLE DE COMPETICIÓN
TOYOTA, PIONERA EN EL USO DE HIDRÓGENO LÍQUIDO COMO COMBUSTIBLE DE COMPETICIÓN
  • UN TOYOTA GR COROLLA PROPULSADO CON HIDRÓGENO LÍQUIDO PARTICIPA EN UNAS PRUEBAS DE LA SERIE SUPER TAIKYU EN EL CIRCUITO DE FUJI
  • LA POSIBILIDAD DE UTILIZAR UN COMBUSTIBLE LÍQUIDO MULTIPLICA LA DENSIDAD ENERGÉTICA E INCREMENTA LA AUTONOMÍA

17.3.2023.- A finales del pasado mes de febrero, un Toyota GR Corolla propulsado con hidrógeno líquido participó en unas pruebas de la serie Super Taikyu en el Circuito de Fuji, en Oyama, Shizuoka (Japón). Fue la primera aparición pública de este prototipo y la primera vez en la historia en que un vehículo de un constructor propulsado por hidrógeno líquido pisaba un circuito. 

Mientras que los GR Corolla que habían competido en carreras de la Super Taikyu hasta entonces funcionaban con hidrógeno gaseoso, unas pruebas que arrancaron en 2021, ahora un GR Corolla hizo acto de presencia con un propulsor a base de hidrógeno líquido.

El vehículo participó en tres sesiones, simulando condiciones reales de competición, como el hecho de compartir la pista con otros vehículos y la necesidad de repostar en los momentos indicados.

El piloto Masahiro Sasaki explica el reto: “Estamos luchando por hacer posible un futuro para el motor de combustión interna explorando una tecnología considerada inviable para los automóviles, en el terreno ignoto de los -253°C. Aunque quedan aún varios obstáculos por superar, como con el hidrógeno gaseoso, esperamos la agilidad del desarrollo conseguido en los circuitos acabe reflejándose en los automóviles de uso cotidiano”.

Mientras continúa el desarrollo, el equipo se propone competir en la temporada 2023 de la serie Super Taikyu, que arranca este mes. Esto permitirá intensificar el trabajo para ampliar las opciones de combustible en aras de una sociedad neutra en carbono.

Desarollo de vehículos de hidrógeno líquido

En marzo de 2022, en la ronda inaugural de la Super Taikyu, en el Circuito de Suzuka, Toyota anunció que había empezado a desarrollar un vehículo propulsado por hidrógeno líquido.

Tres meses después, en la segunda carrera, disputada en el Circuito de Fuji, el equipo expuso un sistema a bordo y una estación móvil de hidrógeno líquido.

A partir de ahí, y tras las pruebas y la homologación de los depósitos de hidrógeno líquido y otros componentes, a finales de octubre, se pudo llenar el vehículo con hidrógeno líquido para realizar una prueba de conducción.

A partir de noviembre, el equipo organizó varias sesiones en pista para limar cualquier problema con el sistema de hidrógeno líquido y dejar el vehículo listo para la competición. Este año 2023 la prioridad ha sido perfeccionar la tecnología y formar al personal, para poder competir con un vehículo propulsado por hidrógeno líquido en la serie Super Taikyu.

Ventajas del hidrógeno líquido

Hasta el año pasado, los Toyota Corolla a base de hidrógeno funcionaban con el combustible en estado gaseoso. En general, la posibilidad de utilizar un combustible líquido multiplica la densidad energética por unidad de volumen e incrementa la autonomía.

En el caso del hidrógeno gaseoso, los depósitos se llenan a alta presión y, por lo tanto, deben ser cilíndricos. Sin embargo, cuando el combustible está en estado líquido, no es necesario que los depósitos estén presurizados. En el futuro, los depósitos de combustible podrían tener la forma que más convenga para montarlos bajo el piso del coche, lo que ofrece el potencial de mejorar la estructura del vehículo.

La licuación transforma el repostaje

El paso del combustible gaseoso a líquido también hace posibles estaciones de hidrógeno móviles más compactas. La licuación reduce el tamaño que deben tener los camiones de transporte y elimina la necesidad de instalaciones con presiones de hasta 70 MPa.

Con ello, disminuye también el impacto de la estación hasta alrededor de una cuarta parte de lo que sería necesario para el hidrógeno gaseoso. Como sucede con los vehículos de gasolina, se podría repostar también en la zona de boxes. Más aún, puesto que el repostaje ya no tiene que ser a presión, se pueden repostar múltiples vehículos uno después de otro.

En lo sucesivo, Toyota se centrará en retos como mantener una bajísima temperatura, de -253°C, durante el repostaje y almacenamiento, y afrontar la evaporación natural cuando los depósitos se calientan, al tiempo que tratará de acelerar el ritmo del desarrollo tecnológico.

Fuente: Toyota

Fotografía: Toyota

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorEL PEUGEOT 3008 SUPERA LAS 100.000 UNIDADES VENDIDAS EN ESPAÑA
Artículo siguienteCOLECCIÓN ESPRIT DE VOYAGE: EL SABER HACER DE DS AUTOMOBILES